21 febrero, 2017 bypass gástrico0

Las consecuencias negativas de la obesidad en la salud, están científicamente comprobadas; no obstante, la magnitud de esta epidemia hace que se incrementen los estudios enfocados a identificar las características y comportamiento de los obesos, con el objetivo de prevenir y realizar acciones terapéuticas efectivas que eviten la aparición de enfermedades crónicas, mejorando las expectativas y calidad de vida del obeso.

En la actualidad existe un especial interés en identificar la relación entre la obesidad (IMC>30) y la coexistencia con enfermedades metabólicas, ya que los obesos metabólicamente afectados, (ObMA), tienen un riesgo más elevado de sufrir enfermedades coronarias, cerebro vasculares y cáncer, en comparación con la población normo peso (IMC 18-24,5).

Aunque los criterios para definir la presencia de enfermedad metabólica no son totalmente uniformes, si existen parámetros comunes para determinar su presencia: Diabetes Mellitus tipo 2, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia e hipertensión arterial; con especial importancia a las medidas de la circunferencia abdominal y así como la presencia de esteatosis hepática, hiperinsulinemia o resistencia a la insulina.

Algunos de los estudios realizados con pacientes obesos, (Estefan N et al 2013), describen la existencia de una población obesa que podría estar “protegida” de complicaciones metabólicas y tendría a su vez un riesgo menor de padecer enfermedades metabólicas y coronarias del que cabria esperar por su grado de obesidad; a este tipo de obesidad se le ha denominado Obesidad metabólicamente sana (ObMS). Así Phillips CM (Rev Edocr Metab Disoder.2013;99:462-8) destaca la presencia de individuos obesos que no presentaban enfermedad metabólica alguna, lo que dio valor al concepto de obesos fenotípicamente sanos.

Sin embargo los estudios de Kramer CK y col (Ann Intern med.2013) y Morkedal B y col 2014, ponen en duda este concepto, identificando un incremento de indicadores cardiovasculares subclínicos y de riesgo de diabetes existentes en los llamados “obesos sanos”, así como un incremento del riesgo de accidentes cardiovasculares como infarto y fallo cardíaco. En el Instituto Karolinska de Suecia, Eckel N y col (2015) evaluaron obesos sanos y pacientes sin obesidad también sanos a los que les realizaron biopsia de tejido adiposo después de una dosis de insulina, identificando mayor resistencia a la insulina y cambios anormales a nivel genético en los obesos, sugiriendo que son necesarias mas investigaciones para sustentar la definición de ObMS.

Con las investigaciones disponibles hasta el momento, debemos poner en duda la condición de que exista una “obesidad sana “y que aún en ausencia de enfermedad metabólica la obesidad parece predisponer a un riesgo mayor de padecer enfermedades vasculares encefálicas y enfermedades cardiovasculares, que el resto de la población no obesa sana, por lo que los sistemas sanitarios no deben permanecer pasivos ante esta enfermedad.

En nuestra opinión, las acciones médicas para eliminar la obesidad son necesarias siempre, independientemente de la magnitud de la obesidad o IMC (Índice de Masa Corporal), y aunque de alguna manera se actúa proporcional al IMC, la presencia clínica o subclinica de afectaciones metabólicas constituyen un elemento de peso para el tratamiento.

En conclusión, fomentar los cambios de estilo de vida en obesos y personas con sobrepeso (IMC 25-29.9), es necesario, aún en ausencia de enfermedades metabólicas. Es recomendable iniciar   controles dietéticos, siempre bajo supervisión médica y realizar ejercicio físico regular. Cuando esto falla, y cuando la obesidad llega a ser “morbida”, Obesidad G-III ( IMC >40) hay que valorar el tratamiento quirúrgico (cirugía bariátrica)

En la actualidad, la cirugía bariátrica es reconocida como la mejor acción médica para revertir y controlar a corto y largo plazo la obesidad y las enfermedades metabólicas asociadas, ya no solo para pacientes con enfermedad metabólica y obesidad G-II ( IMC >35) , sino también como recurso efectivo en pacientes con obesidad G-I (MC 30-35), metabólicamente afectados.

 

IMC = Peso /talla ²

 

Dr. Arnulfo. Fernandez Zulueta


coleccion-de-elementos-de-diabetes_1212-405.jpeg

El equipo de Centro Laparoscópico Dr. Ballesta fue uno de los pioneros en realizar la Cirugía de la Diabetes a nivel mundial. Desde hace varios años estamos obteniendo excelentes resultados en curación de la diabetes tipo 2 gracias a la cirugía. Y a menudo recibimos mensajes o consultas médicas que nos preguntan por qué la cirugía de la diabetes no es efectiva en la diabetes tipo 1.

“¿Por qué la diabetes tipo 1 no se cura con la operación de la diabetes?”

En este blog hemos escrito varias veces sobre los beneficios de la cirugía en la diabetes tipo 2. Qué efecto tiene la cirugía sobre el enfermo diabético y las ventajas de curar la diabetes y bajar los niveles de hemoglobina glicosilada.

También hemos escrito sobre los criterios de selección de los pacientes que se pueden someter a cirugía para curar la diabetes. Haciendo hincapié en el Péptido C y los anticuerpos pancreáticos, resaltando que en la cirugía de la diabetes tipo 2 es necesario que el paciente, utilice o no tratamiento con insulina, tenga aún reserva pancreática; o sea, que aún le quede un mínimo de páncreas funcionante (es lo que medimos con la reserva pancreática) para que responda a la operación.

Los controles exhaustivos realizados con estos pacientes y los resultados de la cirugía, nos han permitido que la Agencia de Certificación en Innovación Española nos acredite como IT (Innovación Tecnológica) por el trabajo “Investigación de una novedosa estrategia laparoscópica para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2”

Expuesto todo lo anterior, ¿Por qué no se realiza esta operación para la diabetes tipo 1?

La respuesta es clara y contundente: porque la diabetes tipo 1 se caracteriza porque el páncreas no tiene las células que segregan la insulina. Por consiguiente, si no tiene una sola célula que segregue insulina no responde a la operación (No hay reserva pancreática).

¿Existe alguna alternativa para crear células que segreguen insulina en el páncreas y curar así la diabetes tipo 1?

Por el momento está todo en fase de investigación. El tratamiento más plausible son las células madre inyectadas en el páncreas del diabético tipo 1 (lo más parecido a una vacuna).

¿En qué consiste este tratamiento para la diabetes tipo 1?

Llevamos años trabajando esta línea de investigación, e igual que nosotros otros hospitales y centros en el mundo.

Consiste en tomar células de grasa, cultivarlas hasta llegar a la célula madre (original) de la que salen todos los órganos y tejidos.

Estas células madres se inyectan en el páncreas para que al crecer sean células productoras de insulina. De esta forma el páncreas producirá insulina que antes no podía. Cuando esto se consiga, la diabetes tipo 1 se habrá curado.

¿Falta mucho para llegar a este logro?

No. Los primeros ensayos ya se están realizando con pacientes, pero aún no se han evaluado las consecuencias secundarias, si es que las hubiera, de inyectar estas células madre en un páncreas sano, aunque no segregue insulina.

Habrá que esperar varios años para estandarizar este tratamiento al igual que hicimos con la cirugía de la diabetes tipo 2.

Fueron muchos años de investigación antes de estandarizarla como tratamiento y sobretodo precisar los pacientes en lo que la cirugía daría resultado.

¿Por qué no hacer un trasplante de páncreas en los diabéticos tipo 1?

Porque los medicamentos y efectos secundarios del trasplante son más graves que el inconveniente de ponerse insulina.

En medicina se han de valorar siempre los pros y contras de cualquier medicamento u operación que se realice.

En el caso del trasplante sería negativo.

Fuente imagen: Designed by Photoroyalty – Freepik.com


4 febrero, 2017 bypass gástrico0

Este es el testimonio de Encarni Perez, que se sometió a la cirugía de diabetes y obesidad en Centro Laparoscópico Dr. Ballesta.

CIRUGIA DIABETES Y OBESIDAD

Encarni Pérez sufría diabetes y obesidad, y consecuencia de ella, múltiples dolores que la invalidaban para la vida diaria. Tomaba dos pastillas de metformina para controlar su diabetes.

Hace aproximadamente un año, después de visitarse con el equipo del Centro Laparoscópico Dr. Ballesta decidió someterse a la cirugía de diabetes y obesidad.

Hoy, después de la cirugía, Encarni no toma pastillas para la diabetes y se siente una persona nueva.

Nos ha enviado su testimonio para inspirar a personas en una situación similar a la suya.

Estas son sus palabras:
“Hola, quería contaros que ha hecho un año, mi vida cambió yo era una persona obesa de 111 kilos no tenía vida siempre estaba enferma .
La obesidad no me dejaba ser feliz tomaba muchas pastillas porque tenía muchos dolores todo me dolía .
Gracias al doctor ballesta hoy he vuelto a ser feliz.
Soy otra persona, tengo vida, tengo ilusión por vivir, puedo trabajar, puedo hacer deporte,no tomo ninguna pastilla…

Por eso eso quiero que sirva de ejemplo todo lo me ha pasado, para el que tenga un problema como el mío sepa que hay solución.

En un año he perdido 50 kilos y peso 60kg.
Ahora soy una persona sana y muy feliz, por eso no me cansaré de dar las gracias al doctor ballesta de todo corazón, porque me ha devuelto la vida.
¡Muchas gracias!”
¡ Gracias a ti Encarni por compartir tu experiencia, seguro que dará fuerzas a otras personas inspirándolas!


En diferentes ocasiones hemos expuesto los riesgos de realizarse una manga o sleeve gástrico, por simple y sencilla que parezca esta técnica.

Incluso sin ser partidarios de ella, hemos expuesto en cursos y congresos ( Congreso Mundial de la IFSO Estambul 2013) los pasos a seguir para evitar estos problemas.

El riesgo de fístulas, torsión, estenosis y reflujo, junto a ser un procedimiento no útil para tratar la diabetes que acompaña a más del cincuenta por ciento de los obesos, reduce la indicación de esta técnica para casos muy concretos.

El caso que mostramos hoy es un ejemplo de todo lo expuesto en anteriores post de este blog.

Dilatación del Sleeve por encima de la estenosis produciendo Hernia de hiato importante y reflujo severo invalidante.
Dilatación del Sleeve por encima de la estenosis produciendo Hernia de hiato importante y reflujo severo invalidante.

Hace diez años nos vino a la consulta un paciente con un IMC bajo que no indicaba la cirugía. Después de explicarle todas las técnicas, los pros y contras de cada una, desaconsejamos la cirugía y el sleeve o manga gástrica que por su bajo IMC le habían sugerido en algún hospital.

Transcurrido el tiempo y tras realizarse la operación en otro centro, regresa a nosotros con los problemas que le indicamos que podrían presentarse:

  • gran hernia de hiato que se refleja en la radiografía.
  • esofagitis (visible por endoscopia)
  • una estenosis del cuerpo gástrico que le produce vómitos y limita su calidad de vida
  • sólo tolera alimentos triturados.
Zona de identificación de la estenosis.
Zona de identificación de la estenosis.

¿Qué solución tienen estos problemas?

Ahora es imprescindible realizarle una cirugía que corrija la hernia del estómago, cerrando el hiato esofágico, y dado que no se puede hacer un mecanismo antirreflujo, pues le extirparon parte del estómago, solo tenemos la opción de realizar una anastomosis (empalme) en Y de Roux por encima de la estenosis.

Es una cirugía que en manos expertas se puede realizar por laparoscopia, pero más compleja que si en su primer momento se hubiera realizado la cirugía indicada.



24 enero, 2017 bypass gástrico0

Los síntomas del cáncer y tumores del páncreas pueden ser muy variados.

El cáncer de páncreas puede desde presentar clínica de dolor cuando ya está avanzado el tumor, como ocurre en los tumores de cuerpo y cola de páncreas, hasta presentar clínica muy llamativa; ponerse amarillo, como ocurre en los tumores que afectan a la desembocadura del páncreas en el duodeno.

Básicamente dividiremos los síntomas del cáncer de páncreas en dos grupos:

1º) Cuando el tumor afecta a la cabeza del páncreas que se manifiestan con ictericia (color amarillo de la conjuntiva de los ojos); distensión de la vesícula biliar; incluso colecistitis, dolor en el lado derecho del abdomen (bajo las costillas), y orina oscura como coñac o coca-cola, que se acompaña con la ictericia.

2º) Cuando el tumor afecta al cuerpo y cola del páncreas, los síntomas no son tan llamativos y pueden manifestarse por aparición brusca de diabetes, dolor de espalda (entre las paletillas), que hace pensar en problemas de columna, llegando incluso el paciente a realizarse TAC o resonancia Magnética para estudiar la columna y descubriéndose entonces el tumor.

También pueden presentarse otros síntomas más inespecíficos ante la presencia del cáncer de páncreas: cansancio, pérdida de peso sin causa justificada y pérdida de apetito, o bultos bajo la piel.

En la siguiente tabla podrán identificar los síntomas más frecuentes en este tipo de cáncer:

Síntomas de Cancer de páncreas
Síntomas de cáncer de Páncreas

 

Hay que tener en cuenta que los síntomas del cáncer de páncreas no manifiestan relación con el tamaño del tumor en el páncreas.

Han de ser las pruebas de estudio (TAC: Resonancia, marcadores tumorales, etc…) los que indiquen el tratamiento a realizar y su secuencia:

  • Cirugía
  • Cirugía más quimioterapia
  • Cirugía más quimio y radioterapia
  • Quimio y radioterapia más posterior cirugía.

Cada tumor de páncreas debe ser valorado individualmente dependiendo de su histología (tipo de tumor) y su tamaño y extensión en el momento del diagnóstico.

En otros artículos del blog encontrarán más información sobre el cáncer de páncreas y su cirugía .