Diabetes mellitus tipo 2. Diagnóstico precoz y complicaciones

26 septiembre, 2019 0
diabetes-mellitus-ballesta.jpg

La diabetes mellitus tipo 2 (DMT2), es una enfermedad crónica, y uno de los principales problemas de salud pública que afecta de forma alarmante, tanto al mundo occidental como a países en vías de desarrollo. Considerada durante mucho tiempo como una enfermedad casi exclusiva de la vejez, actualmente su prevalencia se incrementa en todas las edades, incluyendo a niños y adolescentes, de quienes se creía que solo podían verse afectados por un tipo de diabetes de origen inmunológico conocida como diabetes tipo 1. El actual incremento de la prevalencia de la DMT2 en todos los grupos de edades está relacionado directamente con el incremento de la ingesta calórica y el sedentarismo, provocando a su vez,  mayores índices de sobrepeso y obesidad.

¿Que factores influyen en su aparición?

En la aparición de esta enfermedad, como en muchas otras de carácter crónico, influyen factores genéticos y factores ambientales (obesidad, dieta, inactividad física, estrés, etc.), sin que se conozca  de forma precisa cómo interactúan ambos. Sabemos que los cambios que ocurren son el resultado de  un defecto en la acción de la insulina, por incremento de la resistencia de la insulina (en el músculo, el hígado y la grasa); además, probablemente para que aparezca la enfermedad, también existe en alguna medida una alteración en la función de las células que producen la insulina en el páncreas.

Importancia del diagnóstico precoz

El diagnóstico de la DMT2 es habitualmente tardío y los pacientes demoran entre 5 y 7 años desde que se inicia la enfermedad hasta su diagnóstico. Cuando no se conoce su existencia,  existe un mayor riesgo de enfermedad coronaria, ictus y enfermedad vascular periférica, por lo que es muy recomendable intentar el diagnóstico precoz, que se puede lograr realizando analíticas de forma sistemática, en las que se incluyan parámetros como glucemia y niveles de insulina. En la población sin riesgos específicos es recomendable realizar detección cada 2-3 años a partir de los 45 años. En personas de riesgo de diabetes tipo 2 ya sea por antecedentes familiares, marcadores genéticos, obesidad central etc., estos controles para detección precoz, deben comenzar antes.

Principales complicaciones de la DMT2

La hiperglucemia de la diabetes es capaz de originar daños en todo el organismo, destacándose las alteraciones que origina a nivel microvascular en retina, glomérulo renal, y nervios periféricos, que se traducen clínicamente en pérdida de visión, insuficiencia renal, neuropatías del sistema nervioso autónomo, (disfunción eréctil, incontinencia urinaria, gastroparesias, diarreas nocturnas, etc.), así como la aparición de polineuropatía periférica. La progresión del daño microvascular constituye la principal causa de ceguera en personas de 20 a 74 años, así como de insuficiencia renal terminal.

Los daños de la hiperglucemia afectan también al sistema macrovascular, viéndose afectadas principalmente las arterias que nutren el corazón, cerebro, y extremidades inferiores, lo que puede originar cardiopatías, ictus, y “pie diabético“. La enfermedad ateroesclerótica tiene una progresión más extensa y más rápida en estos pacientes que entre los que no padecen diabetes, siendo además la responsable de parte importante de las amputaciones por causa no traumática.

Podríamos resumir que la diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad crónica, que requiere de un diagnóstico precoz y de un control estricto de los niveles glucémicos  por todos los medios disponibles, como única forma de reducir el riesgo de complicaciones severas microvasculares y macrovasculares relacionadas con sus complicaciones y que a su vez hacen que un paciente tenga  una  esperanza de vida menor que las personas que no sufren esta enfermedad.

En el Centro Laparoscópico Dr. Ballesta llevamos a cabo de forma habitual operaciones de cirugía de la diabetes. Tenemos amplia experiencia y conocimientos sobre la obesidad y su relación con la diabetes. ¡Confía en nosotros para un diagnóstico acertado!

Dr. Arnulfo F. Fernández Zulueta