26 agosto, 2013 bypass gástrico11

Entre las técnicas utilizadas en la última década para el control de la obesidad hay tres tendencias a nivel de tratamientos:

-Las dietas y productos milagrosos, estos últimos ineficaces cuando no peligrosos.

-Los procedimientos endoscópicos: Balón intragástrico, Pose y Endobarrier, sobre  los que ya hemos escrito en este blog.

-Las técnicas quirúrgicas: Banda gástrica, Sleeve o Gastrectomía tubular, By-pass gástrico y Diversión biliopancreática o Switch duodenal.

Las dietas y ejercicio físico deben ser el primer intento o procedimiento de control de la obesidad grado I y II (sobrepeso y obesidad leve), es decir aquellos pacientes que tienen un IMC inferior a 35.

Algunas de estas dietas (especialmente las disociadas) son tan efectivas (pérdidas máximas de peso) como peligrosas. El ejemplo es que el endocrino y promotor más famoso de una de ellas se encuentra inhabilitado y en Francia tras un proceso judicial.

Evidentemente no todas las dietas son así. Sin embargo es muy importante que toda dieta que se haga sea controlada por un endocrino, que en algunos casos añadirá medicación. Esta medicación estará siempre registrada y controlada por el Ministerio de Sanidad.

Es común que con el tiempo las dietas resulten ineficaces, pero al menos lo habremos intentado.

Los



Es cada vez más frecuente que pacientes que se han sometido a cirugía de la obesidad, consulten por reganancia o recuperación de peso. Su duda es:

¿Pueden volver a operarme si ya estoy operado de obesidad?

La respuesta es SÍ, pero se ha de matizar en base a diferentes situaciones, en función de las cuales tendremos la respuesta final y que son las siguientes:

  • ¿Qué tipo de operación le realizaron la primera vez?
  • ¿Cuál es la causa de querer reoperarse por segunda vez?
  • ¿Cuánto tiempo ha transcurrido desde la operación?

Antes de poder responder con precisión a la pregunta, independientemente del tipo de operación realizada la primera vez, será necesario realizar múltiples y variados estudios: radiografía de estómago, estudio del tránsito intestinal, TAC, analítica y análisis de vitaminas, oligoelementos, etc. Todo esto nos dará un plano o guía de ruta a seguir para indicar con precisión la técnica quirúrgica (operación) a realizar para solucionar el motivo de la consulta.

Utilizamos un par de ejemplos para hacer entender todo lo anterior:

Un paciente a quien hace dos o tres años se le realizó un Sleeve Gástrico o se le colocó una Banda Gástrica
, y regana (vuelve a recuperar) el peso



Cuando un paciente obeso se quiere someter a cirugía para perder peso, se plantea varias preguntas que intentaremos responder:

  1. ¿Está indicada la cirugía en mi caso?
  2. ¿Cuál es la mejor operación para mí?
  3. ¿En mi caso dará resultado la operación? ¿Perderé peso?
  4. ¿Se puede complicar la operación? Tengo miedo a morirme

Esta serie de preguntas que reflejan inquietud o miedo a la operación, aún siendo el paciente consciente de que necesita operarse; son de fácil respuesta.

¿Está indicada la cirugía en mi caso?

La indicación es clara y universalmente aceptada. No és una cirugía estética y por consiguiente es cirugía de salud; para curar o prevenir enfermedades. Está indicado operarse cuando el IMC – Índice de Masa Corporal (Peso dividido por la talla al cuadrado) es:

  • Entre 35-40 y existen comorbilidades (son las enfermedades producidas por la obesidad como Diabetes, Hipertensión, Apnea del Sueño, bronquitis asmática, etc.)
  •  

  • Cuando es superior a 40 (tenemos una obesidad mórbida) siempre está indicada la intervención, ya que sabemos que terminarán apareciendo las comorbilidades. Antes de operarse es necesario haber intentado perder peso por otros procedimientos (dietas, medicación para adelgazar, Balón Gástrico, etc.)
  • Podríamos concluir diciendo que está indicado operarse


La Cirugía Bariátrica en los grandes obesos, o Super Obesos (índice de Masa Corporal superior a 50), como definimos los médicos esas obesidades extremas, que de tanto en tanto vemos por nuestras ciudades; supone un reto para la cirugía.

La cantidad de enfermedades a nivel de corazón, pulmón, hígado y metabólicas que acompañan estas obesidades, pueden conducir al paciente a muerte súbita. Para evitarlo siempre es aconsejable operar a estos enfermos.

El miedo a pasar por el quirófano hace que el paciente posponga con una u otra excusa, el momento de la operación, en su propio perjuicio. Basándonos en nuestra experiencia en el tratamiento quirúrgico de la obesidad, hemos realizado un análisis entre 1.864 paciente obesos, intervenidos de By-Pass Gástrico, su evolución y pérdida de peso.

El descenso del peso preoperatorio, la preparación y el manejo respiratorio, cuidados y modificaciones en la técnica quirúrgica por parte del cirujano y su equipo, el manejo anestésico con equipos especiales; profesionales especialmente dedicados a esta cirugía, y finalmente el diseño de aparatos e instrumentos a medida de estos pacientes, han permitido realizar estas operaciones con la máxima seguridad y confianza.

Actualmente podemos afirmar que es más peligroso deambular por la calle con



9 marzo, 2011 Tratamientos4

El diagnóstico de Obesidad Mórbida, solo nos indica un IMC superior a 40 (diviendo peso por altura al cuadrado obtenemos un número superior a 40); pero tan importante como el IMC es la composición corporal que nos permite saber cuanta grasa, músculo y agua hay en el peso.

Impedanciometría

La prueba denominada Impedanciometría o medida de los componentes corporales, es una prueba sencilla, precisa y de fácil realización. Esta prueba nos indica el peso de la persona, su Índice de Masa Corporal (IMC), la distribución en tronco y extremidades; y lo que es más importante, permite especificar los componentes del peso. No es lo mismo pesar 100 kg y tener 80 kg de músculo que tener 80 kg de grasa. En esta segunda hipótesis, los riesgos para la salud y la gravedad son extremos.

Los componentes corporales son los siguientes:

  • M.L.G. Masa magra (masa libre de grasa): es el resultado de la suma del músculo y hueso de cada persona, nos indica la cantidad (en kilos) de músculo que tenemos; lo cual es importante, pues indicará el grado y tipo de ejercicio que debemos realizar, para compensar o equilibrar la masa muscular, si fuese necesario.
  • M.G. Masa grasa: Mide