El antes y el después de una intervención de colecistectomía

12 septiembre, 2019 0

El procedimiento por el cual se extirpa totalmente la vesícula biliar con las piedras que están en su interior se denomina colecistectomía y la forma indicada de hacerla debe ser por laparoscopia (colecistectomía laparoscópica).

¿En que consiste la operación?

La intervención laparoscópica se realiza a través de 3-4 orificios milimétricos, en el que se colocan los trocares,  el laparoscopio y los instrumentos de trabajo. Esto permite extirpar la vesícula sin necesidad de introducir las manos en la cavidad abdominal, como ocurre en la cirugía abierta. Así pues, se puede realizar una intervención precisa y mínimamente invasiva, conocida como Colecistectomía por laparoscopia.

La Colecistectomía por laparoscopia frente a la abierta ofrece múltiples ventajas al paciente, entre las más destacadas están: mínimo o ausencia de dolor, menor posibilidad de infecciones de la herida, de sangrado y de hernias postquirúrgicas, rápida recuperación y restablecimiento de la ingesta oral (4-6h), estancia hospitalaria corta (24 h) e incuestionables ventajas estéticas.

¿Se puede hacer vida normal después de la intervención quirúrgica?

El paciente operado por laparoscopia, puede volver a su vida normal y laboral en un plazo corto de tiempo, aunque dependiendo como es lógico, del tipo de actividad laboral que tenga.

En el aspecto dietético, durante los primeros 10 días es recomendable realizar pequeñas ingestas  y bajas en grasa. Después de ese periodo, el paciente podrá realizar su dieta habitual normal y no tendrá una limitación específica.

¿Cuál es el proceso habitual?

Para poder realizar la intervención se requiere previamente  un estudio preoperatorio estándar: analítica con estudio de coagulación y de enzimas hepáticas, radiografía de tórax y  electrocardiograma.

El día de la intervención el paciente deberá acudir con un ayuno de alimentos y líquidos entre 4-6 horas.

Después de la intervención, comenzará a ingerir líquidos pasadas de primeras 4 horas y se prescribirá el uso de analgésicos en función de las molestias que presente.

Al día siguiente se inicia una dieta baja en grasa durante los primeros días.

La actividad física del paciente se inicia a las pocas horas de la intervención deambulando en su habitación. La limitación laboral es relativa, acorde a la actividad que se realiza siendo de aproximadamente de dos semanas. Para comenzar con una actividad física intensa como gimnasio o deportes, se recomienda un periodo de cuatro semanas.

¿Existe peligro en caso de embarazo?

Las piedras en la vesicular aparecen en menos del 3% de las embarazadas. Su manejo no difiere del resto de la población, y su diagnóstico se realiza básicamente mediante ecografía abdominal, en ocasiones puede ser necesario realizar CRMN (colangio-resonancia magnética nuclear).

El tratamiento quirúrgico en las pacientes sintomáticas embarazadas debe realizarse por laparoscopia; es un procedimiento seguro durante el 1er y 2do trimestre del embarazo, estando justificado por estudios que describen un posible 2 % de afectación a la vida fetal con la colecistectomía por laparoscopia, frente a un 7 % cuando se decide un manejo no quirúrgico.

Podríamos decir que aunque se necesitan más investigaciones para conocer la conveniencia para el feto pasado el tercer trimestre, considerando los cambios anatómicos del abdomen  en la embarazada, existe la opinión de que  la colecistectomía laparoscópica es un procedimiento seguro si la embarazada tiene menos de 30 semanas.

Confía en Centro Laparoscópico Dr Ballesta para analizar tu caso. Contacta con nosotros y ¡te asesoramos!

Dr. Arnulfo F Fernández Zulueta