Día Mundial de la Diabetes

14 noviembre, 2019 0
diabetes-2130236_640.jpg

La diabetes es la epidemia de este siglo. El 14 de noviembre se celebra el día Mundial de la Diabetes y en Centro Laparoscópico Dr Ballesta hemos recopilado algunos conceptos básicos sobre esta enfermedad crónica que actualmente afecta a más de 422 millones de personas en el mundo (cuatro veces más que en 1980) y que ha aumentado en gran medida en las últimas tres décadas, según la OMS.

Empecemos por el principio… ¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por la incapacidad del páncreas para segregar la insulina suficiente que nuestro organismo necesita con el fin de metabolizar el azúcar (glucosa) y alimentar las células del cuerpo.

Dicho de forma más simple, el páncreas sería una refinería de petróleo que transformaría “el crudo” en gasolina para que funcionen los coches. Una avería parcial o total de la refinería hace que aún teniendo petróleo no pueda producir gasolina y por consiguiente una parte o la totalidad de los coches, se tienen que detener por falta de combustible.

Las células del páncreas específicas que segregan insulina son las células Beta y su función no puede ser sustituida por otras. Esto condiciona los tipos de diabetes. ¡Te lo explicamos a continuación!

Los síntomas

Los síntomas iniciales son poliuria (el paciente orina mucho), polidipsia (tiene mucha sed y bebe agua constantemente) y polifagia (necesita comer mucho) a pesar de lo cual pierde peso.

Cuando la enfermedad está avanzada se ven afectados varios órganos del cuerpo: corazón, riñón, ojos, extremidades…, aumentando el riesgo de las infecciones y la cicatrización de las heridas, mala y lenta.

¿Cuántos tipos de diabetes hay?

Existen tres tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo 1. Es la diabetes de los niños, llamada así por nacer con un déficit o falta total de células β (las que segregan insulina) y que requiere, desde los primeros años de vida, administrarse insulina. Este tipo de diabetes no puede operarse. ¿Quieres saber por qué? ¡Te lo explicamos en detalle aquí!.
  • Diabetes tipo 2. Es la diabetes del adulto. Se presenta generalmente a partir de los 40 o 50 años en adelante. Se produce porque las células β del páncreas se van agotando por enfermedades como la obesidad, la pancreatitis, entre otras y el páncreas tiene cada vez menos capacidad de segregar insulina, que habrá que aportarle según le falte (dieta diabética para no forzar el páncreas, antidiabéticos orales y finalmente insulina). En el ejemplo expuesto anteriormente sobre la refinería de petróleo, la diabetes tipo 2 correspondería al deterioro y avería progresivo de la refinería de petróleo y su incapacidad para producir gasolina. ¿Te interesa saber más sobre la diabetes mellitus tipo 2? Haz clic aquí para diagnóstico y complicaciones.
  • Diabetes LADA o diabetes tipo 1 de presentación tardía. Es aquella en la que el paciente nace con falta de una parte de células β, pero no de todas. Se presenta entre los 30 y 40 años, siendo necesaria la utilización de insulina en su fase inicial, contrariamente a la de tipo 2, cuya necesidad de insulina es tardía.

Es importante destacar que la diabetes tiene un componente hereditario muy marcado en determinadas poblaciones.

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

Los primeros síntomas que nos harán pensar que tenemos diabetes, sobre todo si hay antecedentes familiares, son orinar mucho, necesidad de beber mucha agua, pérdida injustificada de peso y lentitud en la cicatrización de las heridas.

El diagnóstico se realiza mediante un análisis de sangre que nos medirá los niveles de azúcar (glicemia), estado del páncreas y gravedad de la diabetes, que viene dada por la Hemoglobina glicosilada (HbA1c) y reserva pancreática (péptido C). Con el fin de  determinar el tipo (1 ó 2) se estudian los anticuerpos pancreáticos (positivo en la diabetes tipo 1).

En los casos avanzados debe realizarse un chequeo de afectación general: retinopatía diabética (ojos), nefropatía (riñón), neuropatía, etc.

¿Qué tratamiento ha de hacerse una vez diagnosticada la diabetes?

En las fases iniciales de la diabetes,  la dieta, ejercicio físico y pérdida de peso (si tenemos sobrepeso u obesidad) pueden ser suficientes para controlar la diabetes y su evolución.

Cuando la dieta y ejercicio no es suficiente, pasaremos a los antidiabéticos orales, el más conocido es la metformina, aunque cada vez hay medicaciones más nuevas y efectivas. Deben ser prescritos (indicados) siempre por su médico (endocrino) que ajustará la dosis a los niveles de azúcar en sangre (glicemia) y a los de la hemoglobina glicosilada.

Cuando los antidiabéticos orales y dieta no permiten controlar la diabetes, se pasará a la insulina.

La insulina, cuya dosis y prescripción realizará el especialista (endocrino), será regulada de forma progresiva según la respuesta al tratamiento del diabético, que a su vez refleja la insuficiencia del páncreas para la secreción de insulina.

Según los casos y necesidades, cuando son altas, se utilizará insulina rápida o de acción prolongada (lantus) de 24 o 36 horas de duración.

Con todo lo anterior y de forma progresiva, intentaremos que las glicemias sean normales y que la hemoglobina glicosilada sea normal (que no dañe más el páncreas).

Cuando no podemos controlar bien la diabetes, antes de que afecte a órganos vitales – corazón, riñón, ojos – o extremidades, se aconseja cirugía.

La cirugía: ¿en qué consiste?

Es una operación que venimos haciendo en Centro Laparoscópico Dr. Ballesta desde hace una década: permite curar la diabetes, eliminando la necesidad de insulina (pincharse) y evitando que el páncreas se deteriore y afecte a órganos diana (órganos vitales).

La cirugía, un by-pass gástrico metabólico, se realiza por laparoscopia, permaneciendo el paciente ingresado 48 horas; Esta intervención permite al paciente abandonar la insulina y además no es agresiva, ya que no se extirpa (quita) nada y es reversible.

Dr Carlos Ballesta López.

Centro Laparoscópico Dr Ballesta