Portada-Blog.png

Es sabido que después de una cirugía de la obesidad, hay un pequeño número de pacientes que pueden recuperar parte del peso perdido.

Esta posibilidad está en relación con tres factores:

1º El tipo de operación que le realizaron para perder peso.

2º El cumplimiento del seguimiento y los controles postoperatorios por parte del paciente.

3º La modificación y cantidad de la ingesta calórica y gasto energético, que en parte viene condicionada por el tipo de operación que le realizaron y el estilo de vida del paciente operado.

La elección adecuada de la operación primaria es de suma importancia y condiciona el resultado final de la pérdida del peso sobrante y de la posible
reganancia del mismo.

Después de 30 años con especial dedicación a la cirugía de la obesidad y miles de pacientes tratados y analizados, lo que nos ha merecido ser Centro de Excelencia acreditado por la IFSO (Federación Internacional de la Cirugía de la Obesidad y Enfermedades Metabólicas), podemos afirmar varios puntos:

-No a todos los pacientes hay que realizarles la misma operación. Si le sobran diez o quince kilos no se someta a cirugía (IMC < 33 Kg/m2). La elección de la colocación de un balón intragástrico o la realización de un APOLLO o Endomanga, pueden ser la primera elección, aunque desgraciadamente el fracaso de estas técnicas es alto, sino se logra una modificación del estilo de vida y hábitos dietéticos.

-Si el exceso de peso es superior a treinta ó treinta y cinco kilos (IMC 33-37 Kg/m2) y no tiene enfermedades asociadas como la diabetes o la hipertensión, la realización de una operación restrictiva pura como la Manga gástrica o Sleeve gástrico, puede estar indicada; teniendo en cuenta que el incumplimiento de los puntos 2º y 3º por parte del paciente hará que la operación fracase o regane el peso perdido a partir del primer año de haberse realizado la intervención.

Realización de una técnica de endoscopia bariátrica.
Realización de una técnica de endoscopia bariátrica.

-Cuando sobran más de treinta y cinco kilos, (IMC ≥37 Kg/m2) y tenemos enfermedades asociadas como diabetes, hipertensión, apneas, etc.  La
operación a realizar será una técnica mixta, tipo By-pass gástrico, adaptado al IMC del paciente.

Esta es la operación que mejores resultados da, la que más se realiza en todo el mundo, y la que menos reganancia de peso tiene a largo plazo (15-20 años) y con menos efectos secundarios.

Realización de un Bypass Gástrico Laparoscópico.
Realización de un Bypass Gástrico Laparoscópico.

-Cuando el exceso de peso es de cien o doscientos kilos (obesidades extremas), la indicación de un By-pass Ileal – SADI, que nos permitirá perder
esa cantidad de peso, pero con efectos secundarios tan importantes como las diarreas, déficit de vitaminas, hierro, calcio, etc; nos debe hacer pensar en el By-pass de asa larga como alternativa, al carecer de los efectos secundarios del By-pass Ileal o SADI.

Para conocer las diferentes intervenciones puedes descargar la guía de la obesidad o visitar nuestra web http://www.clb.es

¿Pero qué alternativa tengo si pasados los años de la cirugía primaria regano parte o todo el peso perdido?
En primer lugar hacer un estudio profundo de cada paciente en función de los tres primeros puntos, corregir la causa de la reganancia de peso si es posible con tratamiento médico/conservador y si esto no es posible, realizar una reintervención o REDO que devuelva al paciente a la situación más favorable para perder el exceso de peso ganado.



CIRUGIA COMBINADA

Cuando se padecen dos patologías diferentes que responden a operación, es común que el paciente que las padece se haga la misma pregunta:

¿Puedo hacerme las dos operaciones a la vez?

Presentamos el caso de un paciente que ingresa de urgencias por hemorragia aguda (vómitos de sangre) e hipotensión (mareo y pérdida de conciencia)

Se le realiza una gastroscopia (ver foto) que muestra tumor gástrico ulcerado responsable de la hemorragia.

El enfermo es diabético tipo 2 medicación dependiente.

Después de un estudio en profundidad y recuperada la situación hemodinámica del paciente, se plantea realizar solo la operación de tumor gástrico, o dado que este no tiene riesgos de malignidad, asociar una cirugía que le permita perder peso y curar la diabetes.

Esta segunda opción, que es la que nosotros preferimos es preciso siempre adaptarla a las condiciones específicas de cada enfermo.

La elección de la técnica a realizar dependerá de las enfermedades que se asocien y de las características de las mismas.

Ha de ser siempre la experiencia del cirujano, las enfermedades que presenta el paciente; y la importancia de estas, las que marquen la conducta a seguir.

Es común y generalmente aceptado asociar en una misma operación la curación de la hernia del estómago y las piedras en la vesícula (si se padecen las dos enfermedades) Pero es más discutible y de ahí la importancia de este post, asociar las cirugías cuando son enfermedades inflamatorias o tumores benignos.

En este caso, el primer objetivo es quitar el tumor que produjo la hemorragia; por lo que la segunda cirugía estará condicionada a la primera.

La cirugía de la diabetes tipo 2, es un procedimiento consolidado a nivel internacional; si bien el procedimiento que nosotros hemos preconizado hace años es el by-pass metabólico, frente al sleeve o manga gástrica (por su mayor índice de curación);  en este caso, la existencia del tumor aconseja realizar un sleeve.

2017-11-02-PHOTO-00004891



endosleeve

Hace unas semanas se anunciaba en prensa “El método Endosleeve logra que el 70% de los obesos tenga un peso normal. Ha sido diseñado al cien por cien por médicos españoles y se realiza sin cortes ni cicatrices

En este post intentaremos aclarar que es un Sleeve gástrico, como se realiza y pros y contras de esta técnica , para posteriormente, analizar el método Endosleeve y demostrar que es imposible realizar un Sleeve por endoscopia.

El Sleeve gástrico diseñado por el Dr. Michel Gagner hace más de una década, es una técnica de reducción gástrica (restrictiva) que consiste en realizar un tubo gástrico reduciendo la capacidad del estómago, de diez a uno, para producir una saciedad precoz (comiendo menos se pierde peso) lo que asociado a dieta hipocalórica, permite que el paciente pierda peso.



En diferentes ocasiones hemos expuesto los riesgos de realizarse una manga o sleeve gástrico, por simple y sencilla que parezca esta técnica.

Incluso sin ser partidarios de ella, hemos expuesto en cursos y congresos ( Congreso Mundial de la IFSO Estambul 2013) los pasos a seguir para evitar estos problemas.

El riesgo de fístulas, torsión, estenosis y reflujo, junto a ser un procedimiento no útil para tratar la diabetes que acompaña a más del cincuenta por ciento de los obesos, reduce la indicación de esta técnica para casos muy concretos.

El caso que mostramos hoy es un ejemplo de todo lo expuesto en anteriores post de este blog.

Dilatación del Sleeve por encima de la estenosis produciendo Hernia de hiato importante y reflujo severo invalidante.
Dilatación del Sleeve por encima de la estenosis produciendo Hernia de hiato importante y reflujo severo invalidante.

Hace diez años nos vino a la consulta un paciente con un IMC bajo que no indicaba la cirugía. Después de explicarle todas las técnicas, los pros y contras de cada una, desaconsejamos la cirugía y el sleeve o manga gástrica que por su bajo IMC le habían sugerido en algún hospital.

Transcurrido el tiempo y tras realizarse la operación en otro centro, regresa a nosotros con los problemas que le indicamos que podrían presentarse:

  • gran hernia de hiato que se refleja en la radiografía.
  • esofagitis (visible por endoscopia)
  • una estenosis del cuerpo gástrico que le produce vómitos y limita su calidad de vida
  • sólo tolera alimentos triturados.
Zona de identificación de la estenosis.
Zona de identificación de la estenosis.

¿Qué solución tienen estos problemas?

Ahora es imprescindible realizarle una cirugía que corrija la hernia del estómago, cerrando el hiato esofágico, y dado que no se puede hacer un mecanismo antirreflujo, pues le extirparon parte del estómago, solo tenemos la opción de realizar una anastomosis (empalme) en Y de Roux por encima de la estenosis.

Es una cirugía que en manos expertas se puede realizar por laparoscopia, pero más compleja que si en su primer momento se hubiera realizado la cirugía indicada.



El sleeve o manga gástrica es la técnica más utilizada para el tratamiento de la obesidad. Se encuentra entre las técnicas restrictivas puras, pero con el hándicap de comportar la extirpación de 4/5 partes del estómago y por tanto ser irreversible.

Desde su inicio se indicó como primera parte de la cirugía de la obesidad extrema. Pues se sabe que entre 2 y 3 años después de esta operación, el paciente regana el peso perdido (total o parcialmente).

Su simplicidad de ejecución y la ausencia de suturas y empalmes popularizaron esta cirugía entre los equipos médicos que se iniciaban en esta especialidad y como tal se ha mantenido (técnica sencilla de realizar para el cirujano que se inicia en este campo).

No obstante, el índice de complicaciones, fístulas, reoperaciones, etc, son superiores a las del by-pass gástrico realizado por equipos con amplia experiencia en cirugía bariátrica. Estas complicaciones hicieron que se forzasen las indicaciones de esta operación, con las que no todos los cirujanos y centros están de acuerdo.

Estas indicaciones básicamente son tres:

  1. Pacientes jóvenes.
  2. IMC entre 35 y 40.
  3. Obesidades extremas, como primer paso del by-pass.

Sin embargo, para nosotros la indicación principal es la enfermedad inflamatoria intestinal y síndrome de intestino corto. Enfermedades casi anecdóticas en el paciente obeso mórbido.

Una crítica de muchos grupos para la cirugía del sleeve o manga gástrica, es que se amputa (extirpa) un órgano (estómago) sano, haciendo irreversible un procedimiento para una enfermedad que en el futuro se tratará con medicación (como hoy ocurre con los cánceres hematológicos)

Analizadas las complicaciones postoperatorias más comunes del sleeve o manga gástrica: fístula, vómitos y torsión, hemos descrito unos detalles técnicos (que presentamos en el vídeo) que evitan estas complicaciones; si bien hacen la cirugía más larga, pero lo más importante es que la hacen más segura. Estos detalles son los siguientes:

  • Invaginación de la línea de grapas en toda su longitud, mediante sutura irreabsorbible
  • Fijación y epiploplastia de la sutura invaginada.
  • Anclaje de toda la curvatura mayor gástrica