Cada vez son más los pacientes que consultan por presentar Esófago de Barrett después de padecer durante años de Hernia de Hiato y seguir tratamiento médico. Hemos de hacer una diferenciación clara entre lo que es y como se comporta la Hernia de Hiato y el Esófago de Barrett; aunque caminen unidos.

La Hernia de Hiato es el resultado de una alteración anatómica a nivel del hiato esofágico, lugar de comunicación virtual entre el tórax y el abdomen. Se caracteriza por el paso parcial del estómago al tórax, es una enfermedad benigna y solo da clínica cuando se une a la incompetencia del esfínter que cierra la unión del esófago y estómago, produciendo ardores, acidez y dolor retroesternal, signos clínicos sospechosos de esofagitis (Se ha de confirmar por endoscopia). La Hernia de Hiato solo ha de operarse cuando produce esofagitis.

El Esófago de Barrett puede ir unido o no a la Hernia de Hiato, es el resultado del reflujo ácido al esófago y constituye el estadio más grave de la esofagitis o inflamación del esófago.

Pero mientras la Hernia de Hiato no puede degenerar en cáncer, el Esófago de Barrett es una enfermedad precancerosa, es decir, a lo largo de los años puede transformar las inflamaciones del esófago en cáncer. Es el resultado de una agresión continua de los ácidos al esófago. El tratamiento del Esófago de Barrett es difícil y multidisciplinar. Médico, endoscópico y quirúrgico. La Cirugía Laparoscópica (cuanto más precoz, mejores resultados) se ha demostrado, con las técnicas antirreflujo, como un pilar básico e indispensable en esta grave enfermedad.

Por consiguiente, toda persona que ha sido diagnosticada de Esófago de Barrett no puede perder el tiempo. Debe solicitar la opinión y tratamiento de un experto sin demora; pues el Esófago de Barrett es el responsable de los adenocarcinomas de esófago que cada vez se están diagnosticando con mayor frecuencia en todos los países del mundo.



Me realizan la pregunta:
Un bebé de dos meses con una Hernia Inguinal que ha de operarse. Cuál es el mejor procedimiento:

¿Se puede hacer la cirugía infantil por Laparoscopia?

Empezaremos respondiendo a la segunda pregunta:
La cirugía infantil se puede realizar, independientemente de la enfermedad, por Laparoscopia. Es más, se realiza en muchos hospitales por laparoscopia y conozco excelentes especialistas laparoscópicos en cirugía infantil, que realizan todo tipo de cirugía (Hernia Inguinal, Hernia de Hiato, etc.) Incluso existe un instrumental especial para realizarla.

¿Cirugía Laparoscópica o abierta?

En cuanto a la primera pregunta de si a un niño de dos meses es mejor operarlo por Laparoscopia o abierto, es el cirujano que ha de operar el que, según su experiencia, indicará una técnica u otra.

No obstante, son los cirujanos infantiles de cada centro u hospital los que tienen estandarizado realizar cada técnica (operación) quirúrgica.



Hace unos días recibí una consulta de una mujer de 72 años operada de Vesícula Biliar por laparotomía (cirugía abierta) hace 4 años.

Esta Eventración además del bulto deforme del abdomen, le produce dolor continuo pero ha sido rechazada para cirugía por el riesgo que representa esta intervención.

¿Ha de operarse de Eventración?

Los riesgos de una operación dependen de dos factores: la dificultad de la operación y las taras o enfermedades del paciente que se opera.
El riesgo “en si” de la operación de Eventración, al no actuar sobre vísceras (intestino, colon, etc.) no es muy elevado. En un grado de dificultad de 0 a 10, ocuparía el número 2; el riesgo es por consiguiente bajo.

Las taras o enfermedades que presentan las personas que se operan es individual (hipertensos, Diabetes, antecedentes cardíacos o respiratorios) y como tal se han de valorar en cada caso por los especialistas correspondientes.
Estos riesgos individuales de la persona, si no se pueden eliminar, si pueden mejorarse antes de la operación; con el tratamiento adecuado. Por consiguiente, el 99% de las eventraciones se pueden operar con seguridad.

Como realizar esta cirugía

Actualmente, podemos realizarla mediante cirugía abierta (laparotomía), colocando una malla si es necesario o por laparoscopia colocando unos trocares que nos permiten realizar la operación sin tanta agresión desde el interior del abdomen.

La Cirugía Laparoscópica es menos agresiva y la recuperación más rápida, pero debe ser el cirujano, en función de su experiencia y las características de cada caso, el que decida o aconseje hacerla abierta o por laparoscopia.

Otra enseñanza que podemos sacar del caso que nos consultan es que cuando la operación de piedras en la vesícula se realiza por Cirugía Laparoscópica (incluso en casos de urgencia); al no abrir, estas grandes eventraciones es imposible que se produzcan.

En conclusión

  1. Las eventraciones que dan síntomas deben operarse.
  2. Para evitar el riesgo de grandes eventraciones, es preferible realizar la primera operación por laparoscopia.
  3. Cada cirujano debe realizar la cirugía como mejor sepa o se encuentre más cómodo por su experiencia: laparoscopia o abierta
  4. Estas dos premisas se traducirán en seguridad y confort para el enfermo que se opera.


La Hernia Paraostomal se define como: hernia incisional relacionada con el estoma o abocamiento del intestino grueso o delgado a la piel; que se realiza generalmente tras la curación de un cáncer. Las hernias más frecuentes son en un 45 % y 19 % después de colostomía e ileostomía respectivamente. Estas hernias producen importantes síntomas que obligan a su tratamiento quirúrgico. Antes del uso de mallas se emplearon diferentes métodos de reparación, incluyendo la recolocación del estoma y reparación local con cierre a tensión de la fascia; comportando una recidiva (aparición de nuevo de la hernia) de entre 35-100% y un porcentaje de complicaciones entre un 30-82% (Infecciones principalmente).

Hoy con la utilización de Cirugía Laparoscópica y en manos de Cirujanos expertos, el tratamiento de Hernia Paraostomal con uso de mallas esta teniendo un auge importante y con índices de recidiva entre 4-12% con lo cual se mejoran las técnicas convencionales utilizadas anteriormente; habiendo desaparecido prácticamente las infecciones

A continuación se presenta un video con la técnica utilizada por el Dr. Carlos Ballesta López en el tratamiento de Hernia Paraostomal con el uso de doble malla: una de Politetrafluoroetileno (PTFE) + GOROTEX.



Las técnicas quirúrgicas propuestas para el tratamiento de la Hernia de Hiato y Reflujo Gástrico-Esofágico por laparoscopia son múltiples y variadas; si bien las más comúnmente utilizadas son Toupett, Nissen y Nissen-Rossetti.

Las diferencias entre unas y otras es la realización de una funduplicatura parcial (el fondo del estómago rodea parcialmente el esófago) en el Toupett, o una funduplicatura total (el fondo del estómago rodea el esófago en su totalidad) en la Nissen y Nissen-Rossetti.
La técnica de Nissen-Rossetti, como mostramos en el vídeo, es la técnica más utilizada a nivel mundial en la cirugía del reflujo y Hernia de Hiato. Se diferencia del Nissen en que se fijan los puntos de la funduplicatura a la unión del esófago con el estómago, impidiendo la herniación o telescopage de la funduplicatura sobre el esófago.

Dado que es la técnica más utilizada, hemos realizado este vídeo con los detalles fundamentales de la operación.