Para los pacientes con Obesidad y Diabetes tipo 2, la Cirugía Bariátrica es el tratamiento más efectivo; la única forma de tratamiento que puede remitir totalmente los síntomas a largo plazo.

¿Es realmente efectiva la Cirugía Laparoscópica para frenar las inmensas cargas y secuelas de salud que supone la Diabetes?

Diabetes tipo 2, antes y después de la Cirugía Bariátrica. Aunque para el paciente, como individualidad, lo importante son las enfermedades que cura y las que evita.
Los estudios examinaron datos de 2235 pacientes adultos afectos de Diabetes tipo 2 que se sometieron a Cirugía Bariátrica en Estados Unidos entre el 1 de enero de 2002 y el 31 de diciembre de 2005. 

La cirugía eliminó el uso de terapia con medicación antidiabética en el 75%, 81% y 85% de los pacientes a los 6 meses, al año y 2 años, respectivamente.

Los autores señalan: “Hemos visto que la que la pérdida de peso posterior a la Cirugía Bariátrica se mantiene durante décadas, por lo que creemos que el efecto protector contra las complicaciones de la Diabetes son también a largo plazo”
Este estudio también remarca la seguridad de la Cirugía Bariátrica. Entre todos los pacientes estudiados



Hace unos días recibí una consulta de una mujer de 72 años operada de Vesícula Biliar por laparotomía (cirugía abierta) hace 4 años.

Esta Eventración además del bulto deforme del abdomen, le produce dolor continuo pero ha sido rechazada para cirugía por el riesgo que representa esta intervención.

¿Ha de operarse de Eventración?

Los riesgos de una operación dependen de dos factores: la dificultad de la operación y las taras o enfermedades del paciente que se opera.
El riesgo “en si” de la operación de Eventración, al no actuar sobre vísceras (intestino, colon, etc.) no es muy elevado. En un grado de dificultad de 0 a 10, ocuparía el número 2; el riesgo es por consiguiente bajo.

Las taras o enfermedades que presentan las personas que se operan es individual (hipertensos, Diabetes, antecedentes cardíacos o respiratorios) y como tal se han de valorar en cada caso por los especialistas correspondientes.
Estos riesgos individuales de la persona, si no se pueden eliminar, si pueden mejorarse antes de la operación; con el tratamiento adecuado. Por consiguiente, el 99% de las eventraciones se pueden operar con seguridad.

Como realizar esta cirugía

Actualmente, podemos realizarla mediante cirugía abierta (laparotomía), colocando