59.jpg

Son aquellas operaciones que hay que practicar obligatoriamente tras haberse realizado una cirugía de Diversión biliopancreatica, Switch duodenal o By-pass ileal (que pretende que el paciente coma normal y adelgace porque los alimentos no se absorben). El objetivo de estas cirugías es revertir la situación para que el paciente pueda tener una vida normal y evitar la desnutrición y muerte.

Los síntomas que presentan estas personas meses o años después de las cirugías descritas, son de menos graves y precoces a más graves:

Desde diarreas múltiples y mal olientes a incontinencia fecal (Se le escapa las heces por líquidas) teniendo que utilizar salva slip, siendo característico por parte de la persona operada la localización del baño cuando entran a un local público o privado, por si lo necesitan de urgencia. Hasta los casos más extremos en que tienen miedo a salir a la calle o hacer vida social. Son las llamadas diarreas invalidantes.

Déficit de vitaminas y hierro, oligoelementos y proteínas (albúminas); como consecuencia el paciente se encuentra cansado (no puede arrastrar su cuerpo), pálido (la cara tiene un color blanco nacarado y la conjuntiva de los ojos un tinte amarillo) se le hinchan los pies, tobillos, incluso las piernas; precisando de transfusión de albuminas y en ocasiones sangre de forma periódica.

DELGADEZ EXCESIVA

Disfunción hepática con trastornos de la coagulación de la sangre necesitando inyección periódica de vitamina K y factores de corrección.

Palpitaciones (corazón), nerviosismo y dolores musculares.

En los casos más graves acromía (no distinguen los colores) como paso previo a la pérdida de visión y ceguera si no se corrige la situación.

En ocasiones como consecuencia de todo lo anterior la persona entra en depresión, que agrava todo lo anterior cerrando el círculo del paciente que no sabe cómo actuar ni donde recurrir; atrapado entre su obesidad anterior y la situación actual.

¿Qué hacer ante una situación como la descrita anteriormente?

Acudir a un Centro acreditado con amplia experiencia en Cirugía de la Obesidad y Metabólica. No vale cualquier médico o especialista nutricionista.

El primer paso para la solución del grave problema descrito, es un estudio preciso y exhaustivo de la persona que padece esta terrible situación, analizando la operación previa, tiempo de evolución y gravedad de las secuelas.

La reversión, que es posible, precisa de un experto que conozca la cirugía, fisiología y funcionalidad de estas operaciones y su corrección.

Se ha de corregir los déficits y poner al enfermo en la mejor situación posible previa a la cirugía que será específica e individualizada en función de cada caso.


Leave a Reply