CIRUGIA COMBINADA

Cuando se padecen dos patologías diferentes que responden a operación, es común que el paciente que las padece se haga la misma pregunta:

¿Puedo hacerme las dos operaciones a la vez?

Presentamos el caso de un paciente que ingresa de urgencias por hemorragia aguda (vómitos de sangre) e hipotensión (mareo y pérdida de conciencia)

Se le realiza una gastroscopia (ver foto) que muestra tumor gástrico ulcerado responsable de la hemorragia.

El enfermo es diabético tipo 2 medicación dependiente.

Después de un estudio en profundidad y recuperada la situación hemodinámica del paciente, se plantea realizar solo la operación de tumor gástrico, o dado que este no tiene riesgos de malignidad, asociar una cirugía que le permita perder peso y curar la diabetes.

Esta segunda opción, que es la que nosotros preferimos es preciso siempre adaptarla a las condiciones específicas de cada enfermo.

La elección de la técnica a realizar dependerá de las enfermedades que se asocien y de las características de las mismas.

Ha de ser siempre la experiencia del cirujano, las enfermedades que presenta el paciente; y la importancia de estas, las que marquen la conducta a seguir.

Es común y generalmente aceptado asociar en una misma operación la curación de la hernia del estómago y las piedras en la vesícula (si se padecen las dos enfermedades) Pero es más discutible y de ahí la importancia de este post, asociar las cirugías cuando son enfermedades inflamatorias o tumores benignos.

En este caso, el primer objetivo es quitar el tumor que produjo la hemorragia; por lo que la segunda cirugía estará condicionada a la primera.

La cirugía de la diabetes tipo 2, es un procedimiento consolidado a nivel internacional; si bien el procedimiento que nosotros hemos preconizado hace años es el by-pass metabólico, frente al sleeve o manga gástrica (por su mayor índice de curación);  en este caso, la existencia del tumor aconseja realizar un sleeve.

2017-11-02-PHOTO-00004891



Ocasionalmente, cuando una persona ha de intervenirse quirúrgicamente por alguna patología, puede que padezca dos enfermedades tributarias de cirugía, por ejemplo: hernia de estómago y piedras en la vesícula; divertículos de colon y hernia umbilical, etc.

¿Se pueden realizar ambas cirugías a la vez?

La respuesta es sí, pero condicionada. ¿Condicionada a qué? Se preguntará el paciente.

A unos principios claros que debe conocer el cirujano que realizará las operaciones, y algunos de los cuales citamos a continuación:

  • No se debe mezclar (realizar al mismo tiempo) una cirugía contaminada (por ejemplo una apendicitis aguda) con otra limpia (piedras en la vesícula)
  • No es aconsejable mezclar cirugía oncológica (cáncer) con una cirugía benigna (hernia de estómago).
  • Si para hacer dos cirugías en la misma operación, el tiempo de anestesia se va a prolongar tres o cuatro horas; es preferible realizar las dos intervenciones por separado; pues los resultados y la recuperación del paciente serán mejores.

En conclusión podemos decir que siempre que sea posible y esté indicado deben realizarse las dos operaciones en un solo acto por ofrecer las siguientes ventajas:

  • Evitar un acto anestésico, una entrada en quirófano, trámites de ingreso en clínica, medicación (sueros, analgesia, etc.)
  • Reducir el dolor postoperatorio, riesgos de trombosis o infección.

Por tanto es aconsejable realizar las dos operaciones en una sola intervención, (por ejemplo piedras en la vesícula y hernia de estómago) siempre que la operación no supere las dos horas; pues cuando se alargan más de este tiempo, las ventajas no superan a los inconvenientes.



Santi Santamaria un caso de Obesidad MórbidaHa muerto Santi Santamaría a los 53 años, de “muerte súbita” o infarto masivo, tal y como está anunciando toda la prensa y TV de nuestro país.

No podemos engañarnos, la causa de muerte de Santi Santamaría ha sido la Obesidad Súper-Mórbida que padecía y que debía haberse tratado. La Obesidad Súper-Mórbida produce Diabetes, colesterol elevado, triglicéridos, Hipertensión, etc. Todo ello responsables del fracaso cardíaco y muerte por infarto de estos pacientes.

Más del sesenta por ciento de los pacientes Súper-Obesos Mórbidos que visitamos en la consulta, sufren de hipertrofia ventricular izquierda, insuficiencia valvular y dilatación auricular. En resumen, una lesión cardíaca grave, causa del infarto y muerte de la persona, que no se refleja en el electrocardiograma.

Hemos comprobado y demostrado que después de la cirugía, después de la pérdida de peso, esta lesión de corazón desaparece y se cura, evitando la muerte por infarto de estas personas.

Al conocer la muerte de Santi Santamaría, solo me queda hacer una llamada a los lectores del blog, para concienciar a la sociedad y especialmente a las personas que padecen Obesidad Mórbida, de que la Cirugía de la Obesidad al hacer que desaparezcan las enfermedades que la obesidad produce: Diabetes, Hipertensión, Apnea del Sueño, Hígado Graso (Hepatitis Grasa), etc., evita la muerte en personas jóvenes.

Hemos de tener en cuenta que en las personas obesas es muy difícil precisar la edad, aparentan ser mayores de lo que en realidad son. Santi Santamaría tenía sólo 53 años, cuando la esperanza media de vida de los hombres en España supera los 78 años. Tengo la obligación de indicar que todas aquellas muertes por neumonía (pulmonía) o infarto (muerte súbita) y parada respiratoria (sobre todo cuando se utiliza CPAP) serían evitables si los Obesos Mórbidos se operasen y perdiesen peso.

Se están haciendo costosas campañas para reducir la muerte por accidentes de tráfico, cuando el número de las personas que mueren por Obesidad Mórbida, se multiplica por cien respecto a los que lo hacen por accidente.

No quiero ser presuntuoso, pero hago estas afirmaciones desde la autoridad que nos aportan los estudios realizados por el equipo de cardiólogos del Centro Laparoscópico Dr. Ballesta, publicado en la mejor revista del mundo sobre obesidad:

Relationship between adiponectin and left atrium size in uncomplicated obese patients: Adiponectin, a link between fat and heart

Ybarra, J., Resmini, E., Planas, F., Navarro-López, F., Webb, S., Pou, J.M., Santos, A., Ballesta-López, C.

Obesity Surgery
volume 19, issue 9, year 2009, pp. 1324 – 1332

Y recientemente citada en una de las más importantes revista de cardiología mundial:

Obesity induces signs of premature cardiac aging in younger patients: The role of mitochondria

Niemann, B., Chen, Y., Teschner, M., Li, L., Silber, R.-E., Rohrbach, S.

Journal of the American College of Cardiology
volume 57, issue 5, year 2011, pp. 577 – 585



13 julio, 2010 EnfermedadesUrgencias0

¿Qué es la Endiometriosis?

La Endometriosis es una de las enfermedades crónicas y en algunos casos invalidantes, que puede sufrir una mujer a lo largo de su vida. Dado que se presenta en mujeres jóvenes, acentúa aún más el drama de estas pacientes. Podríamos decir que solo lo comprenden bien las personas que padecen esta terrible, aunque benigna, enfermedad.

Los síntomas varían entre dolor en la fase menstrual (cíclica) hasta cuadros (episodios) de oclusión o suboclusión intestinal que obliga a ingresar en el hospital y a operaciones. Es muy común tener que operar y reoperar (volver a operar) en múltiples ocasiones a la mujer que la padece.

Siempre que sea posible, se debe evitar o retrasar la operación. En este sentido presentamos las imágenes de una mujer joven (de 39 años) a quien seis años antes se le había extirpado (quitado) parte del ciego (colon) e intestino delgado por un tumor endometrial.

Seis años después, ingresa por una oclusión a nivel del empalme intestinal. En el TAC se aprecia un tumor (bezoar) que impide que pueda comer. Tras la limpieza del intestino grueso por el ano, mediante colonoscopia, se limpió el tumor evitando una operación; que inicialmente parecía imprescindible. En este caso utilizando las técnicas alternativas, se puso de manifiesto cómo evitar una intervención que parecía urgente y necesaria.

 

 



El apéndice cecal o vermiforme es una estructura tubular localizada en el ciego (primer segmento del intestino grueso o colon). Se trata de un resto embrionario cuya función no es bien conocida. Aunque no tiene ninguna función exclusiva, contiene folículos linfoides y parece formar parte del sistema inmune del organismo.

El tratamiento para la Apendicitis Aguda es el siguiente. La evolución natural de la apendicitis es a la perforación y peritonitis. Por ello, el tratamiento óptimo es la extirpación quirúrgica del apéndice o apendicectomía. Puede realizarse mediante una incisión en la fosa ilíaca derecha, o bien, de forma más segura mediante Cirugía Laparoscópica con 3 incisiones de menos de 10 mm.

Les presentamos un video explicativo de esta operación por Cirugía Laparoscópica llevado a cabo por el Dr. Carlos Ballesta López en el Centro Laparoscópico Dr. Ballesta