Ayer  05/02/18 grabamos en el Parque Tecnológico de la Salud (PTS) de Granada, un programa de investigación científica que se emitirá en las próximas semanas a través del programa ConCiencia de Canal Sur.

Se analizaron los últimos avances en cirugía laparoscópica, obesidad y diabetes.

El Centro Laparoscópico Dr. Ballesta, único centro en Andalucía acreditado como Centro de Excelencia por la IFSO (Federación Internacional de la Cirugía de la Obesidad y Enfermedades Metabólicas) marcó las pautas e indicaciones para la cura de la diabetes tipo 2, mediante la realización por laparoscopia de un by-pass metabólico.

En el programa se analiza el futuro de la cirugía laparoscópica, partiendo de la situación actual.

Es un programa de especial interés científico que no debéis dejar de ver.

1

5



La Diabetes tipo 2 es una de las enfermedades más comunes en la población. La OMS prevee que en el año 2030 existirán en el mundo 310 millones de pacientes con Diabetes Mellitus, y sólo en España se estima que el 10-15% de la población de los mayores de 18 años está afectada de Diabetes Mellitus tipo 2, un dato que va en aumento año a año.

La Diabetes está frecuentemente asociada a la obesidad, y la experiencia de casi tres décadas realizando Cirugía de la obesidad o Cirugía Bariátrica nos ha permitido asociar la operación del By-pass gástrico a la Curación de la Diabetes tipo 2.

Para poder explicar cómo funciona la cirugía de la diabetes, he de explicar de forma muy divulgativa y genérica que en la aparición de la diabetes tipo 2 interactúan una serie de órganos y hormonas que son responsables de su aparición y agravamiento.

La primera de ellas es el PÁNCREAS, órgano donde se encuentran las células Beta secretoras de la insulina. Directamente ligado a este órgano hay otro, el HÍGADO, donde se metaboliza la glucosa y se almacena en forma de glucógeno, para transformarse en glucosa mediante el ciclo de Krebs y así utilizarse por las células de los órganos vitales como cerebro, corazón, etc.

En tercer lugar la GRASA que infiltrando hígado, órganos y tejidos dificulta e impide la correcta utilización de la insulina, aumentando los niveles de glucosa circulante y haciendo que aparezca o se agrave la diabetes.

En cuarto lugar una serie de HORMONAS DIGESTIVAS que secretadas a nivel del estómago, duodeno y primera porción del intestino delgado, interactúan con la INSULINA, hormona segregada por el páncreas y responsable final de la utilización de la glucosa por los tejidos.

La cirugía que cura la diabetes está dirigida a actuar sobre los distintos órganos o interacciones hormonales descritas con anterioridad:

– Sobre la grasa, si el enfermo es obeso, consiguiendo la PÉRDIDA DEL EXCESO DE PESO sobrante.

– A nivel hepático tratando y CURANDO EL HÍGADO GRASO.

– A nivel hormonal, reduciendo el número de hormonas que interactúan con la INSULINA hasta un nivel que el páncreas tenga suficiente reserva o capacidad para producir la insulina necesaria para metabolizar la glucosa circulante.

Todo esto se consigue mediante el BY-PASS METABÓLICO, que siendo una operación poco agresiva y reversible, nos va a permitir perder el exceso de peso sobrante, si existe, y lo que es más importante, reducir el número de hormonas que han de interactuar sobre el páncreas enfermo y de esta forma dejan de exigirle que secrete mas insulina de la que puede.

Es como si un coche que sube una cuesta muy cargado, al motor le falta fuerza y cada vez conforme aumenta la pendiente se ahoga más y tiende a pararse. Si retiramos la carga que lleva encima, el motor recupera la fuerza y podrá subir la cuesta.

¿EN QUE CONSISTE EL BY-PASS METABÓLICO?

Es un salto de los alimentos desde el estómago a la parte distal del intestino, evitando así que el paso de los alimentos por el duodeno y primera parte del intestino estimulen las hormonas que interactúan con el páncreas obligándole a secretar más insulina de la que puede.

image002

¿Tiene algún efecto negativo este salto o by-pass para la digestión y absorción de los alimentos?

No, la digestión se hace normal y los alimentos necesarios para estar nutridos se absorben en su totalidad, aunque más distal; pues la secreción exocrina del páncreas, hígado y estómago no se altera y cumple su función.

Solo se impide que se digieran y absorban los alimentos nocivos o dañinos para el páncreas y la diabetes que son los azucares y las grasas.

¿Todos los enfermos diabéticos se pueden beneficiar de esta cirugía?

No, solo los que tienen células secretoras de insulina suficiente.

Por ejemplo la diabetes tipo 1 que ya nacen sin esas células secretoras de insulina no se beneficia y por consiguiente no está indicada esta cirugía. Por consiguiente solo está indicado operar a los diabeticos tipo 2 que aun tienen reserva pancreática o células pancreáticas que secretan insulinas suficientes.

Para saber si existen estas células y si hay reserva pancreática se realiza un análisis de sangre en el que se determina:

1. Diabéticos tipo 2 (no los tipo 1)

2. Pacientes diabéticos con reserva pancreática (péptido C≥1ng/mL).

3. No tener anticuerpos anti-células β pancreáticas.

 

FullSizeRender

Tras la operación, ¿Cuando empezamos a ver los resultados de la cirugía?

Pueden ser inmediatos. Al día siguiente de la cirugía el paciente ya no necesita la insulina que se pinchaba o la medicación que se tomaba (a veces dosis de hasta 80 unidades de insulina) o puede tardar hasta tres meses en estabilizarse el resultado y depende de cada paciente en concreto, de su estado del páncreas y su capacidad de respuesta.

Junto a la diabetes generalmente el paciente presenta hipertensión arterial, colesterol y triglicéridos altos e hígado graso. Todo esto es responsable del infarto de miocardio; gangrena, por falta de riego en dedos y extremidades distales; retinopatía diabética o ceguera y nefropatía, y se agrupa en la actualidad bajo el nombre de “Enfermedad Metabólica” y se cura en la misma operación.

¿Tiene mucho riesgo esta cirugía?

Esta cirugía debe hacerse en un centro especializado con amplia experiencia, conocedor de la operación y la enfermedad.

Cuando se realiza la operación por laparoscopia y en un Centro de Excelencia acreditado por la IFSO el riesgo corresponde al de una cirugía menor como la vesícula, la hernia o el apéndice.

Pero esta cirugía, dado el estado de estos enfermos, y especialmente en los obesos, precisa de estudios preoperatorios complejos (ecocardio, función respiratoria, renal, pancreática, etc.) y especialistas en anestesia que sepan manejar estos enfermos, tanto durante la operación como en el seguimiento postoperatorio inmediato.



La diabetes tipo 2, que se presenta en la edad adulta, afecta a unos 6 millones de españoles y a 250 millones de personas en todo el mundo y se prevé que en la próxima década alcance los 300 millones.

Es el tipo más común de diabetes y el 90% de los enfermos diabéticos son de tipo 2, presentándose cada vez en pacientes más jóvenes. Son muchos los factores que predisponen al desarrollo de una diabetes tipo 2: sexo, más frecuente en mujeres, y la edad como signo de vejez qué va unida a esta patología, siendo los niños los que presentan diabetes tipo 1; solo entre el 1% y 2% de la diabetes diagnosticada en estos casos es tipo 2. Según los últimos estudios científicos esta cifra ha aumentado; entre el 8% y el 45% de los niños diabéticos, según los países, y trabajos publicados, al ser diagnosticados tienen una etiología no inmunológica. La mayoría de la diabetes tipo 2, qué se presenta en niños y adolescentes, está ligada a la obesidad infantil. Por consiguiente, todo niño con obesidad que debuta como diabético, hay que descartar que sea de tipo 2. Si tenemos en cuenta que más del 25% de los niños españoles tienen obesidad, es obligado asociar las dos enfermedades, y no clasificar la diabetes como tipo 1 solo por la edad de aparición.

IMG_1296

Sobre esta base, ¿cuáles son los criterios diagnósticos en la diabetes mellitus? 

El principal método diagnóstico es la glicemia basal en ayunas (GBA) y la alteración de tolerancia a la glucosa (ATG) siendo la HbA1c (hemoglobina glicosilada) el método de control más eficaz para valorar la respuesta de la diabetes a un tratamiento, bien sea médico o quirúrgico.

A pesar del fácil y simple método diagnóstico de que disponemos hoy, el 30% de los pacientes diabéticos no saben que lo son, diagnosticándose con un retraso de entre cinco y siete años, entre el inicio de la enfermedad y su diagnóstico definitivo. La mitad de los obesos mórbidos que vienen a consulta para cirugía son diabéticos y no lo saben o no se han tratado. Son estos pacientes, con alteración de tolerancia a la glucosa (ATG) y resistencia a la insulina, los que presentan más riesgo de padecer infarto, ictus o enfermedad vascular periférica. Existen una serie de factores de riesgo predisponentes para padecer diabetes, como son: obesidad, sedentarismo, intolerancia a la glucosa, hipertensión arterial (superior a 140/90), hipercolesterolemia, triglicéridos elevados, antecedentes de diabetes gestacional, o recién nacido con peso superior a 4 kg. Todo esto que hoy lo englobamos bajo el concepto de “Síndrome Metabólico”, ahora es susceptible de tratamiento quirúrgico o lo que es lo mismo, mediante una operación podemos eliminar la diabetes y todos los factores que la acompañan e inducen.