anisakis.jpg

Al iniciar las vacaciones de verano, con los primeros días del mes de agosto, queremos dejaros unos consejos relacionados con la comida que pueden ser de utilidad. La movilidad, relajación de hábitos alimentarios y el menor control sobre el consumo de carne y pescado, pueden producirnos problemas indeseados con las espinas, huesecillos o parásitos (Anisakis)

El atragantamiento por la ingestión de pequeños huesos de animales de caza o grandes espinas de pescado puede producirse de forma involuntaria. Es muy habitual que estos cuerpos se claven o bloqueen el esófago o cardias, produciendo dolor detrás del esternón y aumento de la secreción de saliva. En este caso, la ingesta de pan o fibra (ensalada o verdura) puede ayudar a solucionar el problema. En caso de no ser así, hay que realizar una endoscopia para extraer el cuerpo extraño ingerido.

Si pasa al esófago y el estómago, puede impactarse en el intestino llegando a producir en los casos extremos, obstrucción o perforación intestinal, precisando cirugía de urgencia. Así nos ha ocurrido con la ingesta de espina de pescado o la obstrucción por Anisakis.

La clínica o síntomas que aparecen es dolor abdominal o en el punto donde se produce el problema. Este dolor será más o menos intenso dependiendo de la gravedad del problema.

Para realizar el diagnóstico o localizar el punto donde está el problema, es obligado realizar un TC incluso con contraste (enlazar con imágenes del TC en espina  y Anisakis).
tUMORACIÓN EPIPLÓICA CON ESPINA DE PESCADO DENTRO Y VISIÓN DE LA ESPINA UNA VEZ EXTIRPADA

Cuando es necesaria la cirugía, tanto si es electiva como si  es de urgencia, el método por laparoscopia tiene claras ventajas sobre la cirugía abierta.

Si quieres saber más sobre todas las operaciones que hemos llevado a cabo en el Centro Laparoscópico Dr. Ballesta síguenos en redes sociales y en nuestro blog.



Hace unos días acudió a la consulta un  joven de 32 años operado de Hernia de estomago y esofagitis de reflujo hacia ocho meses.

Inmediatamente después de la operación presento dificultad para tragar que se acompaño de pérdida de 22kg de peso en este periodo de tiempo.

Estudiado correctamente, se le diagnostico de estenosis secundario a funduplicatura de Nissen y se le realizaron dos dilataciones endoscópicas con balón sin éxito.

El paciente persiste con la misma dificultad para tragar como se aprecia en la radiografía y solo tolera la ingesta de líquidos y triturados con dificultad.

¿Ante esta situación, que se le puede ofrecer al paciente?

En primer lugar se le ha de informar que la única solución es una reoperación por laparoscopia (volver a operar).

Se ha de insistir que las reoperaciones sobre el hiato, son más difíciles y dan más problemas que la operación primera. Por eso la importancia de que se realicen en centros y equipos con amplia experiencia en esta cirugía (de hernia de estómago) y en reoperaciones de estas características. Pues la necesidad de una tercera operación (si fracasara esta segunda) sería aun más compleja y de resultado más incierto.

En segundo lugar, hay que desmontar la operación realizada con cuidado de no perforar ni lesionar el esófago y transformar el Nissen (funduplicatura completa) en una funduplicatura parcial, cuya variante estará en relación con el grado de dilatación y motilidad esofágica, generalmente la operación en que se transforma es un Toupet.

Los detalles técnicos de la operación no son motivo de este post, pero no son nada baladíes en la resolución del problema y el éxito final de la intervención.

Por eso insistimos en la importancia de la experiencia de los centros y equipos que realice estas operaciones.

IMG_1848